3 tips para aprovechar mejor a tu maestro

Dentro de un salón de clases, la responsabilidad de un profesor es muy grande. Su trabajo, por muy fácil que parezca, no lo es. Han invertido muchísimas horas para llegar a ser expertos en su materia, y a diario ponen gran dedicación en transmitir sus conocimientos hacia los alumnos. Por eso mismo, a ellos hay que exigirles que den el 100% en cada lección. ¿Cómo hacerlo? Aquí te pasamos unos tips.

  1. Pregunta todo, siempre pregunta

Los más tímidos y distraídos piensan que quien pregunta es un tonto. Mayor error en la vida no puede haber. Sin cuestionamientos, no hay conocimiento. Los maestros, aunque no lo sepan todo, serán quienes darán su máximo esfuerzo para que tu aprendizaje esté completo. ¿Te quedaste con alguna duda? Pregunta. ¿Quieres saber por qué sucede algún fenómeno? Pregunta, siempre pregunta.

  1. Haz que tu voz se escuche

Si algo que dice el profesor no te convence del todo o no estás de acuerdo con su punto de vista, no tengas miedo de decir lo que piensas. Eso sí, no es agradable que alguien hable cuando no sabe del tema. Investiga y prepárate por tu cuenta para tener suficientes argumentos que sustenten tu forma de ver las cosas. Recuerda que los profesores siempre estarán para escucharte.

  1. No intentes correr a tu profe

Muchas veces nos quejamos de un maestro porque es muy exigente y pensamos que lo hace porque odia al mundo; intentamos sabotearlo, nos cambiamos de salón o buscamos expulsarlo de la escuela. Es muy probable que hagamos todo eso debido a nuestra mente perezosa, pero no tomamos en cuenta que la exigencia es lo que nos impulsa a aprovechar al máximo nuestras cualidades.

En nuestra vida, siempre hay, por lo menos un maestro que nos marca para siempre. Ellos nos ayudan a construirnos, no solo académicamente sino personalmente. Son tan relevantes en nuestra vida que es muy probable que nos ayuden a descubrir cuál es nuestra afición; a qué nos dedicaremos. Por esto y más, no olvides aprovechar todas las oportunidades que tengas para demostrarles lo valiosos que son. 

Dejar un comentario

*